¿Eres una buena madre?

Read in English

¿Quién determina eso? ¿La sociedad? ¿Tu marido? ¿Tus amigos? ¿Tu suegra?

¡No! ¡Solamente tú puedes determinar si eres una buena madre!

No dejes que nadie más te defina. No permitas que nadie te haga sentir que no eres suficiente o capaz.

Durante años, luché con esta misma definición.  Me sentía completamente inadecuada como mamá porque estaba trabajando y construyendo mi práctica pediátrica en lugar de pasar cada segundo con mis gemelas. Quería ser ambas cosas: una madre de tiempo completo y una pediatra de tiempo completo, y pensé que estaba fallando miserablemente en ambos.

Sentí el juicio cada vez que alguien decía: “De verdad, estás dejando a tus hijas todo el día en casa con una niñera”. O cuando otra mama me decía: “No entiendo como no te molesta perderte el crecimiento de tus niñas”.

En ese entonces solía compararme con otras madres, y estaba escuchando demasiadas opiniones. Con el tiempo he superado todos mis pensamientos de ineptitud y el juicio de los demás para aceptar quien soy. No soy una ama de casa, no soy una mama de tiempo completo, pero eso no me hace una mala madre. Esto me ayudó a averiguar cómo llegar a ser la mejor madre posible que pudiera ser para mis hijas.


Estas son algunas estrategias que me ayudaron y podrían ayudarte a ti también:

  • Tener expectativas realistas- Cuando se trata de manejo de tiempo y de cuánto deseas lograr en un determinado día, tener expectativas realistas previene frustración y sentimientos de fracaso.  
  • Encuentra un modelo de madre que te inspire- Echa un vistazo a otras mujeres importantes en tu vida y fíjate cómo resuelven sus luchas diarias como madres. Presta atención sobre como manejan su tiempo, como tratan a sus niños, y cómo reaccionan a situaciones difíciles.
  • Se más flexible- Es difícil conseguir la flexibilidad de tus pensamientos si eres una perfeccionista, o si estas muy pendiente de seguir una rutina rígida, pero si te vuelves más flexible y aprendes a poner prioridades, ser mamá se vuelve un poco más fácil.
  • Tiempo de calidad- Calidad sobre cantidad… No se trata de cuánto tiempo pasamos con nuestros hijos, sino de hacer que el tiempo que pasamos con ellos cuente. Trata de estar presente y pasar tiempo uno a uno con sus hijos todos los días.
  • Cree en ti misma- No importa si trabajas a tiempo completo, si eres estudiante, o si te quedas en casa con tus niños, siempre confía en tus instintos y entiende que tienes todo lo que se necesita para ser una mamá increíble.

Hay una cosa que todas tenemos en común: el amor por nuestros hijos. ¡Voy a ti MAMA!